Las marcas de los productos de alimentación sacan cada vez más promociones y clubes en los que te ofrecen descuentos y ahorros como los que ofrece el club lechera asturiana. A estas marcas les interesa tener cuantos más socios mejor, ya que así garantizan que tendrán más ventas que sus competidores más inmediatos.

 

Pero estas estrategias de venta las llevan realizando desde hace ya bastantes años por lo que no es nuevo, a mi eso de estar anotado en los clubes no es que me llame mucho la atención, las ofertas que veo en los supermercados me parecen mucho más atractivas y no tienes que estar en ningún club para poder ahorrar o beneficiarte de los descuentos.

 

Antes incluso de entrar en los supermercados ya te están bombardeando con las ofertas que tienen en los cristaleras de la calle, y una vez dentro también siguen por megafonía con las ofertas, todo siempre destinado para que nos gastemos todo el dinero que tengamos en los bolsillos sin sentirse mal. Lo de los carritos del supermercado si que es un poco escandaloso, que se vayan hacia un lado para así obligarnos a ver un  lado específico del pasillo por el que vamos es modificar el comportamiento y aparte de que no es ético tampoco creo que sea legal. Por eso aunque vaya poco a los supermercados nunca cojo un carrito, ya que me gusta decidir por mí mismo lo que voy a comprar y lo que no, por mucho que me intenten lavar el cerebro para que compre lo que ellos quieren no lo van a conseguir nunca, soy más fuerte que sus estrategias de ventas.

 

Y creo que lo de los carritos lo sabe todo el mundo, pero la gente sigue cogiéndolos para hacer una compra un poco más grande la que se haría un día normal, me pregunto si a la gente le dará igual que estén modificando su conducta mientras están en el supermercado.

 

No les dejéis, es importante que cada uno compre lo que él o ella realmente quiera y no lo que quiera o sugiera el supermercado.