Vivimos momentos de cambios muy grandes en el mundo de la banca. Las cuentas online están fijando nuevas normas en el mercado y los clientes con nóminas ya no son los más deseados. Ahora, incluso una cuenta sin nomina puede contar con ventajas antes reservadas exclusivamente a los asalariados que garantizaban a la entidad ingresos fijos todos los meses.

Las razones hay que buscarlas básicamente en dos terrenos. Por un lado, el gran reajuste al que se están sometiendo los bancos tras la crisis económica del 2011. Incluso los más grandes sufrieron daños y ahora se saben vulnerables por lo que, más que nunca, tratan de aumentar sus ingresos y de recortar los gastos.

Para esto, están llevando a cabo una política totalmente contraria a la que habían estado realizando en las últimas décadas en las que se abrían oficinas en cada esquina. Ahora, se recortan gastos limitando el número de oficinas y de personal que las atiende. Muchos de los empleados de los bancos han sido tentados con prejubilaciones más o menos beneficiosas y sus puestos no han sido cubiertos con nuevas incorporaciones. A esto se suma que ha habido grandes fusiones bancarias y donde antes había dos oficinas de dos bancos diferentes ahora hay una única oficina ya que estas entidades son ahora la misma.

Por otro lado vemos que Internet ha avanzado muchísimo. Gente de todas las edades se maneja a nivel usuario en la red y han aprendido a realizar compras y otro tipo de gestiones. Aprovechando este entorno han comenzado a aparecer bancos online que no tienen ninguna oficina bancaria o que tienen tan solo algunas en puntos estratégicos.

Estos bancos online tienen menos gastos que los tradicionales, ya que no tienen que pagar alquileres y mantenimiento de oficinas y pueden funcionar con mucho menos personal. Por eso, ofrecen a sus clientes ventajas muy grandes, como la posibilidad de tener cuentas sin comisiones independientemente de que tengan o no una nómina domiciliada. Gracias a los avances de la banca electrónica estos clientes no necesitan ir a una oficina prácticamente para nada.

Muchos bancos online son propiedad de bancos tradicionales que han visto la ventaja de disponer de ambos sistemas. Estos bancos tradicionales ponen a disposición de los clientes del banco online su red de cajeros automáticos, garantizándoles así la mejor atención y que siempre podrán disponer de un cajero.