Como casi todo el mundo todos los días tengo la misma rutina diaria, no todo el mundo está contento cuando le hablas de sus rutinas, ya que hay mucha gente a la que le molesta hacer cada día lo mismo. A mí personalmente me gusta la rutina, así no tienes que molestarte en pensar que és lo que vas a hacer cada día.

 

Un día normal sería despertarse, pasar por el baño para ducharse, después preparo el desayuno, que dicen que es la comida más importante del día aunque yo no lo crea, después de desayunar tengo que pasar por casa de mi abuelo para poder llevarlo al Centro dia en Madrid, donde pasa gran parte del día. Después de dejar a mi abuelo me dispongo a ir a trabajar, que es la parte que peor llevo de todo el día, aunque supongo que esto le pasa a casi todo el mundo. Después de mi jornada laboral como un poco y vuelvo a recoger a mi abuelo para llevarlo a dar un paseo, así no se pasa todo el día metido en el centro de día ni en casa, una vez terminado el paseo vuelvo a llevar a mi abuelo a su casa para que pueda descansar del paseo y cenar. Una vez lo he dejado en su casa me voy a tomar algo con los amigos antes de ir a cenar, después de cenar veo un rato la tele y me voy a dormir para así poder tener fuerzas para afrontar el día siguiente.

 

Mucha gente tiene días muy parecidos a los míos y para poder conseguir hacer todas las cosas que hacemos a lo largo del día, es muy necesario que descansemos por las noches, dormir las horas necesarias es lo que nuestros cuerpos necesitan para poder rendir bien durante todo el día sin necesidad de pararse para dormir una siesta durante un ratito por la tarde.

 

Lo más importante de tener una rutina es que no te importe hacer cosas que a lo mejor no te gustan hacer pero que al fin y al cabo son necesarias.