Llega el verano y es el momento de dejar a un lado los jerséis y los cuellos altos y empezar a disfrutar de la ropa ligera como los vestidos y las camisetas con vaqueros cortos. Todas estas prendas tienen algo en común y es que resaltan la zona del escote femenino.

Para muchas mujeres el verano despierta sus complejos relacionados con el escote. Ya no se trata solo de la ropa de calle, también están los bikinis, que no permiten utilizar algunos de los trucos que se pueden usar con la ropa para aparentar un poco más de pecho.

La ropa para chicas está pensada para mujeres con pecho y cuando se tiene muy poco incluso sucede que las prendas no sientan igual y hacen flojos muy feos. La alternativa de ponerse relleno no convence demasiado a la mayoría de las chicas porque no les permite ponerse escotes pronunciados.

La solución a este problema pasa por un aumento de pecho en Vigo que haga que la mujer tenga al fin el cuerpo que desea. Una solución que es para siempre y que permite escoger un tamaño de pecho proporcionado al cuerpo que se tiene y que ofrezca una figura mucho más proporcionada.

Cuando se piensa en un aumento de pecho a veces vienen a la cabeza algunos ejemplos un tanto exagerados, pero la mayoría de las mujeres que se operan optan por tallas normales y por formas naturales. En definitiva, por pechos que encajen en su cuerpo y que no parezcan operados.

Gracias a los avances en esta materia, ahora los implantes son permanentes y no es necesario realizarse retoques cada cierto tiempo o cambiarlos porque puedan caducar. Se trata de operaciones muy seguras y que en muchos casos ni siquiera precisan de una anestesia general, sino que se realizan con sedación y anestesia local.

Las cicatrices tampoco son problema, ya que quedan disimuladas ya sea en la aureola del pezón o en el pliegue del pecho, de modo que si se cuidan en pocos meses son totalmente invisibles y en ningún caso afean el pecho o suponen un problema estético.

Tampoco hay que preocuparse en el caso de mujeres jóvenes que quieran ser madres ya que los implantes permiten que la mujer pueda dar el pecho de la misma manera que cualquier otra, no influyendo para nada en este proceso que muchas mujeres desean experimentar.