Instalar un estor plegable es bastante sencillo una vez que se conoce el truco. Se trata de estores que al subirlos se van doblando sobre sí mismos al estilo de un acordeón. Al comprarlos vienen con un sistema de anclaje incluido que es bastante intuitivo.

El primer paso es mirar las instrucciones. Puede parecer obvio pero son muchas las personas que se lanzan a colocar el estor deseando verlo puesto sin asegurarse primero de que saben cómo se instala. Una vez esto sabremos dónde va cada una de las piezas. Se va a necesitar un taladro para hacer los agujeros en la pared en la zona en la que queremos el estor. Ahí se colocarán los anclajes que van en la pared.

Es importante medir muy cuidadosamente para que una vez colocado el estor quede exactamente como queremos, ya que de otro modo tendríamos que volver a agujerear la pared, lo cual es un serio inconveniente.

Y hecho esto, solo hay que colgar el estor. Seguro que estarás pensando que los estores plegables no son tan sencillos de poner y que el sistema de cuerdas que tienen, similar al de una persiana veneciana, dará muchas complicaciones.

Normalmente, cuando lo compras, el sistema de cuerdas viene ya puesto y no hay que hacer nada más que colgarlo, pero cuando lo quitas para lavar, sí tienes que desmontar las cuerdas. En este caso, lo mejor es recurrir a nuestro teléfono móvil para fotografiar la forma en la que están colocadas las cuerdas en la cortina.

Si es necesario, le pediremos a alguien que nos grave mientras las quitamos para que se vea exactamente cómo ha sido el proceso. Lo cierto es que lo único que es verdaderamente complicado es desenroscar las cuerdas si no tenemos cuidado en el momento de guardarlas, porque al ser finas suelen enroscarse con mucha facilidad.

Una vez lavado y planchado el estor se vuelven a colocar del mismo modo y se cuelgan nuevamente en la ventana. Comprobarás que una vez que lo has hecho por ti mismo no es tan complicado repetirlo y que la siguiente vez, seguramente no necesites del tutorial gráfico para lograr tu cometido.

Si el estor es de tela muy delicada se recomienda el lavado a mano o en una lavandería para evitar que se deteriore. Recuerda que salvo que el estor esté en una cocina o en zona de fumadores no es necesario lavarlo con demasiada frecuencia siempre que se sacuda y se airee.