Si te toca equipar tu cocina desde cero seguro que te has echado a temblar al ver el precio de muchas cuberterías o de juegos de ollas. Pero puedes conseguir menaje de cocina barato y de buena calidad si eres capaz de dedicarle un poco de tiempo y tienes algo de paciencia.

Para empezar, al comprar por Internet es mucho más fácil encontrar ofertas porque tendrás acceso a muchas más tiendas que si solo buscas en locales físicos. Pero no te vuelvas loco, usa herramientas útiles para encontrar los mejores precios sin tener que ir tienda por tienda. Por ejemplo, usa la herramienta de compras de Google para ver algunas de las tiendas o haz búsquedas concretas.

Una forma de ahorrar en el menaje es comprando piezas sueltas que han quedado de colecciones. Además, es la mejor manera de no acumular nada que no necesites. Por ejemplo, un juego completo de ollas suele incluir piezas que no vas a usar nunca en la vida o bien porque son demasiado grandes o bien porque son demasiado pequeñas. Si compras las ollas sueltas solo tendrás las que de verdad te hacen falta y además, al adquirirlas de despieces de baterías, ahorrarás mucho dinero.

Lo mismo ocurre con tenedores y cucharas. Muchas personas jamás usan los cubiertos de postre o los famosos cuchillos de pescado. Si para diario solo quieres tenedores, cucharas, cucharillas y cuchillos que corten lo mejor es comprarlos sueltos para poder ahorrar y adquirir solo lo que se va a usar. Si más adelante se quiere tener algo más completo para las grandes ocasiones, ya se comprará en su momento.

Si quieres ahorrar tiempo, lo que vas a necesitar es algún robot que cocine por ti. Son muy útiles en familias en las que todo el mundo trabaja porque permiten hacer la comida para una hora concreta dejándola programada incluso desde el día anterior. Normalmente, hacen suficiente cantidad para tres o para cuatro personas, pero si se necesita más se pueden tener dos aparatos ya que hoy en día los hay muy económicos, incluso por menos de cien euros y funcionando perfectamente.

Dos aparatos permiten hacer primer plato y plato principal sin problemas y se ahorra mucho dinero en comidas preparadas o en restaurantes ya que se tiene la comida lista al llegar a casa sin esfuerzo alguno, por lo que es una inversión que te hará ahorrar a corto plazo.