Hay distintos productos higiene bebe que todos los padres utilizamos prácticamente a diario. A veces, lo hacemos por costumbre, sin plantearnos alternativas diferentes. Pero deberíamos de pensar un poco más en qué estamos usando y si podríamos hacerlo de otra manera. Estas son cinco puntualizaciones que nos ayudarán a usar de forma más responsable los productos para bebés.

1) Las toallitas higiénicas son muy contaminantes. Las toallitas que usamos para limpiar a los bebés son muy prácticas pero altamente contaminantes, especialmente si se tiran en el WC. Además, dejan la zona del culito húmeda, lo que no es lo más recomendable en caso de rozaduras.

Una manera inteligente de usarlas es haciéndolo exclusivamente cuando tengamos que limpiar al niño fuera de casa y depositándolas siempre en una papelera. En el hogar, podemos tener pañitos suaves con los que lavar el culito del bebé y a continuación secarlo aplicándole sus cremitas.

2) Los jabones de ducha tienen que ser específicos. La piel del niño es muy delicada y por eso hay que utilizar jabones que respeten su pH. No se deben usar los geles del resto de la familia.  Es interesante que si se baña al niño antes de dormir se haga con geles con olores relajantes que le ayuden a dormir.

3) Los pañales desechables no son la única opción. Hoy, los pañales reutilizables han evolucionado mucho y son una alternativa perfecta para los niños. No solo se ahorrará mucho dinero con ellos, también se evitan muchas alergias causadas por la celulosa del pañal.

No solo existen pañales bonitos y muy cómodos, también bolsitas para su transporte que permiten cambiar el niño en cualquier sitio y guardar el empapador o el pañal sucio en una bolsa hermética que se puede lavar en la lavadora, sin que haya olores en la bolsa.

4) ¿Colonias? Solo aquellas sin alcohol. A todos nos gusta que los bebés huelan muy bien, sin embargo, las colonias popularmente conocidas como colinas de niño pueden contener alcohol que reseca mucho la piel. Compra exclusivamente aquellas que no tengan alcohol y respeten la piel del niño.

5) No uses talco. Todos tenemos la imagen del bebé con polvos de talco. Era lo habitual hace años, pero hoy sabemos que no es algo que se deba de hacer, porque pueden causar problemas respiratorios y alergias. Hay muchas alternativas más eficaces.