¿Tienes que hacer una rehabilitacion de vivienda? Pues debes saber que hay una serie de ayudas que te permitirán hacerlo por menos dinero. Existen ayudas para la rehabilitación aislada o dispersa de viviendas. Estas ayudas se dan en forma de subvención. Así pues estas subvenciones oscilan entre el 20% y 25% del presupuesto protegido. No obstante la cantidad que se da variará en función de los ingresos o de lo que se deba realizar. Por ejemplo se suele dar una ayuda mayor si lo que se busca es adaptar la vivienda para adecuarla en eficiencia energética o para la mejora de la accesibilidad de mayores de 65 años o con discapacidad.

De este modo las ayudas están pensadas para aquellas viviendas que estén arrendadas o vayan a ponerse en alquiler. Para poder acceder a una ayuda de este tipo deben ser alquiladas durante un período mínimo de cinco años y tendrán una limitación en la renta a cobrar.

En el caso de que se pretenda rehabilitar una vivienda y destinarla a uso propio tendrá también la ayuda un requisito. Dicho requisito será que debe dedicarse a residencia habitual durante un período mínimo de cinco años.

En el caso de que queráis pedir estas ayudas para la vivienda tendréis que prestar atención a estos puntos que serán las que os den acceso a dichas ayudas. Y es que habrá que cumplir una serie de requisitos generales. Entre ellos son que la vivienda o el edificio tengan una antigüedad superior a 15 años, que se haya obtenido licencia urbanística para realizar las obras.

Que esta rehabilitación sea capaz de garantizar la coherencia técnica y constructiva con su estado de conservación y que el presupuesto mínimo de estas obras sea de 3.000 euros. Se premiará que se realice una adecuación de habitabilidad. Que se haga un reforma para mejorar la accesibilidad y supresión de barreras, garantizar la coherencia técnica y constructiva con su estado de conservación y realizar una adaptación de las instalaciones a la normativa técnica aplicable. Si son estos los supuestos se podrá solicitar la ayuda.